Reli, mas que una asignatura, un camino | Huesos de Santo
15910
post-template-default,single,single-post,postid-15910,single-format-standard,cookies-not-set,ajax_fade,page_not_loaded,,vss_responsive_adv,vss_width_768,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-13.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

Huesos de Santo

Huesos de Santo

En todas las casas españolas, por lo menos las de nuestros padres, en el día de todos los santos se compraba este deliciosos manjar que quitaba la pena del recuerdo de nuestros familiares difuntos.

El origen es muy confuso. Su principal ingrediente, el mazapán, fue hasta los siglos XIV y XV un producto de farmacia que servía para recubrir algunas pastillas medicinales de sabor amargo.

Los expertos en gastronomía sitúan su origen en el siglo XVII. Esta fecha coincide con la consolidación, en repostería, del uso del mazapán; Sin embargo, comerciantes especializados en el postre afirman que los huesos de santo datan de la época en que convivían en Europa el cristianismo y paganismo. Fue entonces cuando un monje benedictino creó este postre con forma de hueso y base de mazapán, aprovechando que la festividad coincide con la temporada de la almendra para restar protagonismo a la celebración pagana del Año Nuevo Celta, que coincidía con el Día de Todos los Santos…

Su fabricación es artesanal, ya que una vez mezclada la almendra y el azucar, que son sus principales ingredientes, se moldean uno a uno, se rellenan y luego se sumergen en un almibar hecho de yema de huevo que les da mayor consistencia y apariencia. lo que está claro es que nadie mejor que las monjas de los conventos para hacer este tradicional y dulce postre tradicional.

No hay comentarios
He leído y acepto la Política de Privacidad

 

Publica un comentario